La guía para comprar un monitor en 2018

La guía para comprar un monitor en 2018

Seas un gamer de sangre o un jugador casual, tu hardware puede marcar la diferencia entre la victoria y la derrota. Para exprimir al máximo los shooters en primera persona (FPS), deportes, carreras, y otros juegos de acción, no sólo se requiere de un potente equipo, sino que también necesitarás un monitor que pueda producir la acción con nitidez, fluidez, sin latencias ni fragmentaciones de video. En esta guía te enseñamos a elegir una pantalla que te dará ventaja sobre tus oponentes, y una fluida e inmersiva experiencia de juego.

Tamaño y Resolución

En lo que respecta a los monitores gaming, el tamaño importa. Cada vez nacen más monitores con resoluciones mayores. Este mayor número de píxeles genera una imagen mucho más definida que la estándar Full HD, pero necesitarás una tarjeta gráfica (GPU) razonablemente potente para jugar con las opciones gráficas al máximo, especialmente con todos los efectos activados. En caso de que tu presupuesto no sea muy alto, aún puedes dar un gran paso en definición actualizando a 2.560x1.440 (2K). Si tienes una de las GPU más potentes del mercado y el dinero no es tu problema, podrás adquirir un monitor resolución 3.840x2.160 (4K), en los que la nitidez es practicamente inmejorable.



Los nuevos monitores UltraWide te pueden dar una de las mayores ventajas que podemos conseguir en el mundo competitivo de los videojuegos, gracias al aumento de campo de visión horizontal. El gran «pero» es que no son baratos. En este artículo te explicamos más sobre los monitores UltraWide y cómo funciona ese aumento en nuestro campo de visión.

Resumen de esta sección:

  • No compres monitores con menos de 23”.
  • A mayor tamaño de pantalla, mejor; hasta 34”.
  • Alta resolución no requiere de una GPU extraordinaria. Puedes bajar la resolución dentro del juego, y usar la alta resolución para otras tareas.


Tipos de panel

Cada panel tiene sus ventajas e inconvenientes. Los monitores de panel Twisted Nematic (TN) son los más económicos y populares dentro del mundo «Gaming», por su rápida velocidad de respuesta y tasa de refresco. Los puntos flacos de los paneles TN son la representación de colores y los ángulos de visión. Para evitar ver la pantalla descolorida, tenemos que verla desde el frente.

Los de tipo In-Plane Switching (IPS) producen la mejor precisión en color, y tienen los mejores ángulos de visión. También poseen una potente escala de grises para mejorar las escenas oscuras. Su punto débil es que no pueden igualar los tiempos de respuesta de los paneles TN tan fácilmente.

Resumen de esta sección:

  • En general: IPS > TN
  • TN: para juegos competitivos donde cada milisegundo importa.
  • IPS: destinado a los no tan competitivos, pero en ellos también destacan.

Tiempos de respuesta y de refresco

Un monitor «gaming» debe tener tener bajos tiempos de respuesta, y una tasa de refresco alta. Cuando estés leyendo las especificaciones del monitor, verás que al tiempo de respuesta se le conoce por «GtG», que significa Gray-To-Gray. Esta característica mide los milisegundos que el monitor tarda de pasar de un tono de gris a otro. El método para medir el tiempo GtG no es el mismo en cada fabricante.

Un bajo tiempo de respuesta elimina los efectos turbios del movimiento, y produce una fluida experiencia de juego. La tasa de refresco especifica la cantidad imágenes que reproduce la pantalla por segundo. Se mide en Hertz (Hz). Actualmente, la mayoría de los monitores LCD tienen una tasa de refresco de 60Hz, lo que puede hacer que las escenas de acción se vean algo borrosas, empeorando la experiencia de juego.

Resumen de esta sección:

  • Ve a por el menor tiempo de respuesta posible. Su valor debería estar bajo 5ms (GtG).
  • Para gamers de PC: la tasa de refresco debe superar los 144Hz, pero si tu GPU dispone de G-Sync/FreeSync puedes usar un monitor con una tasa de 60-100Hz sin problema.
  • Para gamers de videoconsolas: la tasa de refresco máxima actual de las consolas son 60Hz, por lo que una mayor no os servirá para nada.


Input Lag, G-Sync y FreeSync

El input lag mide el tiempo que tarda la imagen en llegar desde la tarjeta gráfica hasta el monitor. Es una medida muy importante para los gamers, ya que si su valor es mayor de 10ms puede crear una latencia no deseada.

En los últimos años, Nvidia y AMD han conseguido desarrollar una solución a la fragmentación de imagen (véase la siguiente imagen), que ocurre cuando la tasa de refresco del monitor no está sincronizada con la tarjeta gráfica. Se conocen por G-Sync y FreeSync, respectivamente. Los monitores compatibles con una o ambas tecnologías pueden tener su tasa de refresco sincronizada con la de la GPU (que es variable en el tiempo). Esto resulta en un experiencia de juego altamente fluida y con un menor input lag menor.



Resumen de esta sección:

  • Ve sólo a por monitores con input lag menor o igual a 10ms.
  • Elige monitores compatibles con G-Sync o FreeSync.
  • Si no te puedes permitir G-Sync o FreeSync, intenta que tu nuevo monitor tenga una tasa de refresco lo más alta posible, esto ayudará a reducir la fragmentación de imagen.


Colores

Hay que tener dos aspectos del color en cuenta: cuántos colores puede reproducir el monitor, y con cuánta precisión puede hacerlo. Un espacio de color es, simplemente, un rango de colores definido. sRGB es el más común y el más pequeño de los espacios de color, siendo superado por adobe RGB, NTSC y DCI.


Otra característica importante es la gama de color (gamut) del monitor: el espectro de colores que puede reproducir la pantalla. Se suele expresar en porcentajes de un espacio de color determinado.

Debes tener cuidado con los trucos matemáticos. En los monitores baratos, los fabricantes suelen especificar 72% de NTSC, pero esto puede ser bastante más pequeño que el 100% del espacio sRGB. También verás la gama de color de un monitor especificada como 16,7 millones o 1 billón de colores, que es otra forma de decir sGRB y Adobe RGB o DCI P3 respectivamente. A no ser que que trabajes en diseño gráfico, o quieras ver películas en HDR, una pantalla con el 99-100% del espacio sGRB es suficiente.

Resumen de esta sección:

  • No te dejes engañar por trucos matemáticos en las gamas de color.
  • Elegir al menos un monitor con una gama de color del 99-100% del espacio sRGB.


Conexiones

Recopilamos aquí una serie de consejos importantes:

  • Si juegas en más de una plataforma, tu monitor debería tener el mayor número de conexiones HDMI posible.
  • Si tienes un monitor de más de 144Hz, debes usar un conector DVI-D o DisplayPort, ya que ni los HDMI ni los DVI estándar pueden soportar tan altas tasas de refresco.
  • Si juegas en 4K en Xbox One X/S o PS4 Pro, necesitarás que tu monitor tenga al menos un puerto HDMI 2.0 para disfrutar de dicha resolución.
  • DisplayPort > DVI-D > HDMI > VGA


Precio

Todas las especificaciones mencionadas determinarán el precio final del producto. Puedes conseguir un monitor gaming TN de 24” que ofrezca rápidos tiempos de respuesta por menos de 200€. Si quieres otras características, como un soporte ergodinámico, ten por seguro que tendrás que aumentar el presupuesto.

Invierte el dinero en función de tus necesidades y no compres un monitor exclusivo con gran variedad de útiles características, si luego no las vas a usar.

Nuestra guía de compra de monitores gaming está publicada y ya ha ayudado a cientos de usuarios a elegir el monitor que más se corresponde con sus necesidades.




En Monitores Gaming trabajamos para ofrecer artículos objetivos de manera gratuita. Para ello colaboramos con Amazon afiliados. Esto significa que si tras pinchar en uno de nuestros enlaces de Amazon, compras un producto en menos de 24h, contribuirás a financiar este blog para que continúe gratis y funcional. ¡Gracias!


Top monitores baratos de 2018: las mejores pantallas gaming del año

Os traemos una lista actualizada en Noviembre de 2018 con los **mejores monitores gaming** del momento, al mejor precio. Si quieres saber... Continuar leyendo