/ ARTÍCULOS

La configuración óptima para tu monitor

Comprar un nuevo monitor puede otorgar vida nueva a tu ordenador: un texto más nítido, aumento del espacio de trabajo, además de mayor y mejor imagen.

Si nos limitamos a enchufar el nuevo monitor no siempre obtendremos los mejores resultados, por lo que merece la pena tomar un poco de tiempo configurándolo correctamente para poder disfrutar de tu nuevo monitor al máximo.

Todas estas instrucciones también sirven para pantallas de ordenadores portátiles.

Paso 1: Posicionarlo correctamente

posicionarlo-correctamente
El lugar donde colocas tu monitor es casi tan importante como el modelo que compras. Debe estar directamente en frente de ti, a una distancia de un brazo, con el borde superior de la pantalla al nivel de los ojos. Para conseguirlo, es posible que necesites ajustar la altura de la silla, o la altura del monitor.

Algo no tan fácil de decidir es el lugar de la habitación en el que situar el monitor. En principio, debería estar alejado de ventanas para prevenir reflejos (un problema particular con las pantallas TFT LCD) y para evitar luces brillantes detrás de la pantalla.

Procura no situarte con una ventana u otra fuente de luz detrás de ti, ni con el monitor en frente de una. Si no puedes mover tu escritorio para evitarlo, puedes colocar una simple visera alrededor del monitor para evitar reflejos, y siempre es posible correr las cortinas.

Paso 2: Calibrar la imagen

calibracion
Al igual que con las televisiones, la mayoría de personas tienden a dejar sus monitores con una configuración de brillo demasiado alta. Esto no sólo gasta energía, sino que además puede cansar la vista - particularmente si el monitor se encuentra en frente de un fondo oscuro, creando un contraste con el resto de la habitación.

Windows tiene una herramienta de calibración incorporada - sólo tienes que buscar «calibración de color de pantalla» en el panel de control. El programa te llevará por una serie de ajustes para modificar el brillo y el contraste del monitor a través de su hardware, y ajustará también la propia pantalla de Windows para producir la mejor imagen posible.

calibracion-color

El proceso completo sólo lleva unos minutos, y una vez que está completado, también tendrás la opción de verificar y ajustar las opciones de ClearType para mostrar el texto lo más claro posible.

cleartype

ClearType desenfoca los bordes del texto en pantalla para ocultar los bordes irregulares. El resultado, por raro que resulte, es un texto más nítido - hay que tener en cuenta que la configuración varía de una persona a otra. La herramienta ClearType presenta varias opciones en orden, y sólo tienes que elegir la que literalmente veas mejor. Al igual que antes, esto se hace en pocos minutos.

Si sueles utilizar tu ordenador cuando ya se ha puesto el sol, o en un habitación oscura; también merecerá la pena bajar correctamente el brillo del monitor para reducir la fatiga visual. Muchos portátiles modifican el brillo automáticamente para ajustarse a los niveles de luz ambiente, pero si no es tu caso, siempre puedes instalar herramientas gratis como f.lux.

Paso 3: Buscar píxeles muertos

Todas las monitores de pantalla plana usan tecnología LCD para reproducir la imagen, a través de unos bloques cuadrados llamados «píxeles» que se iluman con varios tonos de rojo, verde y azul.

Un monitor con una resolución nativa de 1920x1080, por ejemplo, tiene 1920 píxeles por su horizontal y 1080 por su vertical; 2.073.600 en total. Inevitablemente, con tantos píxeles formando el monitor, los defectos de fábrica son más frecuentes y lo podemos ver como píxeles negros o «muertos», o píxeles que se quedan congelados en un color particular (píxeles atascados).

Algunos fabricantes (normalmente los de los monitores de gama alta) ofrecen una política de garantía de tipo «cero píxeles muertos», mientras que otros sostienen que hay un mínimo que no se puede evitar. A pesar de todo, es relativamente facil verificar si nuestro nuevo monitor tiene problemas de píxel, aunque necesitarás una vista muy aguda para ello.

Abre el test LCD DeadPixel y pon el navegador en pantalla completa - esto normalmente se hace presionando la tecla F11. Ahora ya puedes pasar a lo largo de varias pantallas a color diseñadas para encontrar los píxeles que están muertos o atascados. Según lo difícil que sea encontrar el píxel muerto, te puedes hacer una idea de lo serio que es el problema. A no ser que el problema de píxeles sea muy notorio, no merece la pena preocuparse.

Paso 4: Mantener la limpieza


limpieza-continua

El paso final es el más fácil de todos, pero es continuo - mantener limpia la pantalla. A no ser que sea táctil, nunca debe tocarse con los dedos, ya que las marcas de grasa son difíciles.

Recomendamos echar un vistazo a este artículo, donde te recopilamos los errores más graves pero comunes que se cometen a la hora de limpiar nuestro monitor, y por supuesto, te explicamos cómo hacerlo correctamente.